Tipos de Jardines Verticales

Felix Maocho considera que existen tres tipos de jardines verticales:

 

 

Jardines verticales a dos caras

 

Son utilizados a modo de separador de ambientes o a veces como paredes de sombra y humedad, destinados a crear un ambiente agradable en espacios como pérgolas, cenadores u otros que se desee. 

 

Jardines verticales pasivos

 

Son los más habituales. Tapizan de verde una pared vertical, es decir son iguales a los anteriores pero con una sola cara. Estos pueden ser instalados tanto en interior como en exterior,  y aparte de  su belleza aportan beneficios ambientales y energéticos, pues aumentan el aislamiento térmico del muro donde se encuentra, en consecuencia, ahorran energía, ya que aumentan la ventilación necesaria al actuar como biofiltro del aire. 

 

Ventajas: 

  • Se pueden instalar en el exterior de edificios

  • Apto para diferentes climas

  • Crean superficies vegetales que reducen hasta 8°C  de la temperatura exterior y hasta 10 decibeles de la contaminación acústica.

 

Jardines verticales activos

 

Se utilizan tanto en el interior como en el exterior, es un componente auxiliar de la ventilación y la climatización de los edificios. Actuando como sistemas ecológicos de acondicionamiento y biofiltrado de aire en combinación con los sistemas de climatización y ventilación convencionales de los edificios.

Este jardín situado en el interior de la edificación funciona como un gigantesco filtro de aire que no solo humidifica y refresca, sino que además lo filtra de impurezas y oxigena. Esta solución ecológica es propugnada por la joven compañía Terapia Urbana, que como su nombre indica ha nacido con la vocación de sanar las ciudades mediante la cirugía verde.

 

Ventajas:

 

  • Colabora con el mejoramiento del ambiente 

  • Utilizado en interiores concentra la temperatura

  • Otros beneficios según Alex Puing, Capta y almacena el CO2, mejora el entorno paisajista, depuración de bajo impacto ambiental y con valor paisajista.